Calentamiento urbano

Las plantas absorben la energía del sol, proporcionan sombra y realizan la evapotranspiración (evaporación a partir de las hojas), dando como resultado temperaturas urbanas más bajas, superficies más frescas y aire más limpio. Por lo tanto, aumentar la cantidad y calidad de la vegetación, los parques y los espacios verdes dentro de la ciudad puede reducir las temperaturas urbanas.

El Efecto Isla de Calor Urbana (ICU) se aplica a las áreas urbanas con temperatura más alta que sus periferias suburbanas y rurales. Los elementos sólidos del paisaje metropolitano son la causa principal de este efecto: aceras de cemento, calzadas de asfalto, fachadas de vidrio y metal, junto con otras superficies sólidas que irradian calor en lugar de absorberlo.

Calentamiento Urbano 1

Este calor adicional afecta a los espacios, los edificios y a la comunidad urbana, provocando una mayor demanda energética, mayor contaminación del aire, menor calidad del agua, mayor coste de refrigeración, la modificación de los patrones de vientos y precipitaciones, el aumento de las enfermedades relacionadas con el calor y una mayor tasa de mortalidad.

A medida que las poblaciones urbanas continúan aumentando, también lo hace el consumo de energía y la escasa circulación del aire, dando como resultado temperaturas más altas para los habitantes de la ciudad. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos estima que un área urbana que supere el millón de habitantes puede ser entre 1 y 3°C más calurosa durante el día, y hasta 12°C más calurosa por la noche, que las zonas aledañas.

Vegetación como solución

El mejor método paliativo es usar la naturaleza, pues se ha demostrado que aumentar la cantidad y calidad de la vegetación, los parques y los espacios verdes dentro de la ciudad puede reducir las temperaturas urbanas. Las cubiertas verdes ofrecen beneficios similares: en pleno verano, su temperatura es similar a la temperatura ambiente, mientras que una cubierta convencional puede alcanzar hasta 50° más.

Como ejemplo, si Manchester aumentara su infraestructura verde en un 10% (en áreas con cubierta verde limitada o inexistente), su temperatura promedio se reduciría hasta en 2,5 grados centígrados. Los beneficios de una red distribuida de infraestructura verde son importantes y pueden alcanzarse con facilidad y a precios económicos.

Calentamiento Urbano 2

Las cubiertas verdes tienen beneficios directos con respecto al Efecto ICU, aunque existen varios parámetros asociados a la ciudad (trama, radiación solar, proporción altura-ancho de las calles tipo cañón, masa térmica, porcentaje de espacios verdes...) que influyen en su efectividad. De cualquier modo, los estudios sobre el impacto climático de las envolventes verdes para edificios y ciudades han corroborado su efecto en la mitigación de la Isla de Calor Urbana.

  • Las fachadas verdes son más efectivas para reducir la ICU en ciudades con una proporción Alto/Ancho mayor a 2 (centros urbanos de gran densidad como Hong Kong y Melbourne), con una reducción de 10°C en las temperaturas pico. Las reducciones promedio son mucho más pequeñas que las reducciones pico.
  • Ciudades verdes como Berlín muestran un beneficio más limitado que ciudades más densas que cuentan con más superficies de hormigón.
  • Las ciudades con calles anchas y edificios bajos, como Los Ángeles, se benefician más de la vegetación a nivel de calle, con una previsión de una reducción del 8% gracias a las envolventes verdes.
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.