Consumo de Energía

Las diferencias entre la temperatura de las fachadas vegetales y la de las fachadas sin revestimiento orgánico pueden llegar hasta los 45ºC. Esto conlleva un importante ahorro energético, ya que las plantas ayudan a aclimatar el interior del edificio de forma natural y reducen la necesidad de sistemas de enfriamiento y calefacción.

Reducción de la temperatura de la fachada

El uso de jardines verticales o fachadas vegetales conlleva diversas ganancias a nivel ambiental: reducción de la contaminación por partículas y de la contaminación acústica, mejora del confort social y del ruido, etc.

Además, los revestimientos orgánicos tienen un valor de uso funcional sumamente interesante para nuestro proyecto, y por el cual es importante considerar su instalación: la reducción de la temperatura de la fachada y, por lo tanto, la mejora térmica y energética.

Consumo de energía 1

Esta función se traduce en una reducción de la necesidad de sistemas de enfriamiento y calor en el interior del edificio, disminuyendo considerablemente el uso y gasto de energía para enfriar en verano y calentar en invierno. Lo que conseguimos es que el salto entre la temperatura de la fachada y la del interior del edificio sea menor.

Uso como aislante térmico

Con un sistema de fachada ventilada vegetal, la superficie cubierta por plantas tiene unas temperaturas máximas estándar de 35ªC, frente a los 80ºC que alcanzan las paredes no cubiertas y que reciben la incidencia directa de la luz solar. Por tanto, estamos hablando de una diferencia de hasta 45ºC entre las fachadas con recubrimiento vegetal y las que no lo tienen, con el consiguiente ahorro energético.

Estas oscilaciones de temperatura en fachadas vegetales y no vegetales dependen de muchas variables, como la orientación de las paredes, el microclima, las corrientes de aire, el tipo de urbanización circundante, la altura de edificios colindantes, el tipo de cerramiento existente, los puentes térmicos, etc.

Consumo de energía 2

Por todo ello, es conveniente hacer un estudio para calcular la mejora energética que supondría el uso de una envolvente vegetal. Como valores medios, las mejoras pueden estar entre los 5ºC y los 50ºC de diferencia. La media, no obstante, es de entre 20ºC y 30ºC de diferencia de temperatura.

  • Las fachadas vegetales contribuyen a la reducción de la temperatura de la fachada de los edificios en hasta 45ºC de diferencia.
  • Es recomendable hacer un estudio donde se calcule la mejora energética derivada de este cambio de temperatura, ya que la disminución de la temperatura depende de diversos factores.
  • En cualquier caso, los revestimientos orgánicos están, por esta razón, íntimamente relacionados con el ahorro de energía de los edificios, al necesitarse menos sistemas de refrigeración y calefacción para aclimatar el interior de los mismos.
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.