Cada vez son más las personas y empresas que buscan dotar a sus edificios de la naturaleza que no siempre abunda, en especial dentro de los espacios urbanos. Por ello, recurrir a cubiertas vegetales o ecológicas se ha convertido en una de las mejores opciones del mercado.

techo verde

¿Qué son las cubiertas vegetales?

Las cubiertas vegetales son una manera alternativa de cubrir el tejado. Se utilizan hierbas o plantas para aportar ese toque de naturaleza que hará de tu casa un elemento mejor integrado en el paisaje. También se conocen como cubiertas o techos verdes y cada vez se están poniendo más de moda.

Indudablemente, ese manto se convierte en un protector de la cubierta, que alarga así su durabilidad. Además, eso se consigue al mismo tiempo que se fomenta la diversidad y se pone un granito de arena para la sostenibilidad del medio ambiente, así que no solo destaca por su funcionalidad sino que además tiene efectos positivos para el entorno que nos rodea.

Del mismo modo, su capacidad para retener el agua de la lluvia es un valor añadido, y no debes temer por la preservación del tejado en caso de grandes tormentas ya que el interior de la casa queda totalmente aislado. No importa cuál sea el clima en el que vives, los tejados ajardinados se pueden adaptar a cualquier condición.

Revestimiento vegetal para fachadas y tejados

El paisajismo urbano tiene muchas maneras de materializarse, y no cabe duda de que la bioconstrucción se ha convertido en todo un referente dentro de las últimas tendencias. A nadie se le escapa que hoy en día los edificios no pueden ser únicamente funcionales y a cualquier coste, sino que se ha de respetar el medio ambiente tanto por el papel que juega cada construcción como por el impacto que puede llegar a tener.

Hay muchas variedades de techos verdes, en base a la elección que se haga del material de cubierta y las especies que se quieren plantar. La integración de estas cubiertas permiten un mayor aprovechamiento del agua. Así mismo, gracias a la instalación de un aislamiento térmico natural, el consumo energético del interior del edificio disminuye, por lo que no solo se contribuye a la sostenibilidad de nuestro entorno sino que se reduce el coste de los suministros.

arquitectura bioclimatica

Las cubiertas vegetales tienen la capacidad de absorber partículas y dióxido de carbono, lo que mejora la calidad del aire. Estamos viendo en las grandes capitales cómo se tratan de buscar medidas que reduzcan la contaminación, y esta es una gran opción.

Evidentemente, reducir el número de vehículos con emisiones perniciosas es un buen paso hacia un espacio más agradable y respetuoso, pero desde la arquitectura también se pueden tomar una serie de decisiones conscientemente con el medio ambiente como objetivo primordial. Al fin y al cabo, este tipo de inversiones nos van a aportar beneficios a corto, medio y largo plazo; solo hay que cambiar el chip y dejar atrás la mentalidad del “ladrillazo” para convertir el mundo en un lugar más sostenible.

¿Por qué instalar una cubierta vegetal?

Al renovar la decoración del espacio sobre el que se sustenta la cubierta vegetal, se pueden buscar nuevas funciones: jardines, lugares de ocio, parques infantiles, terrazas, etc. Teniendo en cuenta los precios actuales del mercado inmobiliario, especialmente en las grandes ciudades, se convierte en una manera ideal de conseguir más metros cuadrados aprovechables con diferentes objetivos.

Gracias a las cubiertas verdes se reduce el calentamiento global, ya que se humedece el ambiente urbano, algo especialmente necesario en las ciudades donde hay tanto tráfico de coches. De la misma manera, la polución decrece gracias a que las plantas funcionan reteniendo los elementos tóxicos. Por si fuera poco, también son un aislante contra el ruido, y disminuye el impacto sonoro en varios decibelios.

La elección de las especies a colocar suele hacerse entre el cliente y los especialistas. Al fin y al cabo, en Verdtical contamos con muchos años de experiencia y eso nos permite conocer cuáles son las plantas que mejor resistirán en cada lugar. Evidentemente, no todas las especies reaccionan de la misma manera, y se debe tener en cuenta el clima del lugar en cuestión, así como su orientación, ya que factores como el tiempo diario de luz o la cantidad de lluvia que suela recibir al año tienen una incidencia directa en la durabilidad de la cubierta el coste de un mantenimiento que asegura la longevidad de la instalación.

Al optar por esta clase de cubiertas, puedes estar seguro de que es una inversión que estará contigo a largo plazo, ya que se estima que pueden durar entre 20 y 40 años, según el material utilizado y las características de la localización.

De igual manera, el espesor de la cubierta y todo lo referente a la instalación se evalúa por parte de nuestros profesionales, que a partir de un análisis pormenorizado explican al cliente la mejor opción. Sin lugar a dudas, a la hora de optar por comprar cubiertas vegetales te recomendamos que nos consultes sin compromiso. En Verdtical estaremos encantados de asesorarte y te presentaremos todas las opciones a tu disposición para que tomes la mejor decisión con toda la información que necesites.

Mejora tus condiciones de vida

Más allá de las ventajas que supone para nuestro entorno el hecho de instalar una cubierta vegetal, la verdad es que en el interior de la casa o edificio también se dan una serie de circunstancias que mejoran la experiencia. Para empezar, es un excelente regulador del calor, por lo que en sitios donde las temperaturas pueden llegar a ser excesivamente elevadas en verano se recomienda encarecidamente su uso.

Del mismo modo, tiene la capacidad de reducir el impacto sonoro del exterior. Si buscas una manera de insonorizar un espacio, puedes salirte de las alternativas más convencionales y colocar una cubierta vegetal.

Sedum, la planta perfecta para una cubierta ecológica

Una de las plantas estrella para la instalación de cubiertas verdes es el sedum. Esta planta, que pertenece al grupo de las suculentas, es capaz de almacenar mucha humedad, lo que la convierte en una especie muy resistente a toda clase de climatología. De hecho, para aquellas personas que empiezan a aficionarse a la jardinería es una de las plantas más recomendadas, porque a nada que se haga un mantenimiento sencillo siempre va a mantenerse en buenas condiciones.

Esa escasa necesidad de mantenimiento es una de las ventajas a la hora de utilizarlo en una cubierta vegetal. Al verde característico del sedum se le pueden añadir otras especies que doten de color al espacio. Además, su escaso peso permite que la cubierta sea estable pero ligera al mismo tiempo.

Generalmente, por debajo de la planta sedum encontraremos tierra o otro sustrato, un filtro, el sistema de drenaje y una manta protectora y retenedora. En algunos casos también se añade una lámina antirraíz. En definitiva, desde aquí animamos encarecidamente a dar una estética diferente a los tejados mediante el uso de cubiertas vegetales, ya que se han convertido en un recurso excelente y cada día cuenta con más adeptos.