Dentro de las soluciones para impermeabilizar fachadas, el uso de ecotecnología se está convirtiendo en tendencia. Recurrir a elementos ecológicos es una estrategia perfecta para combinar funcionalidad y sostenibilidad. Tanto viviendas como edificios de oficinas se pueden beneficiar de la instalación de un sistema de impermeabilización como iPanel.

construcción consciente

A pesar de que ya estamos viviendo en nuestras propias carnes los efectos del cambio climático, aún estamos a tiempo de tomar medidas que reduzcan el impacto de las emisiones de CO2. Una de ellas es el uso de materiales ecológicos en el revestimiento de fachadas. Con el objetivo de impermeabilizar un edificio, en Verdtical utilizamos una serie de elementos vegetales inteligentes que aíslan del agua el interior.

Tecnología de vanguardia para la impermeabilización de fachadas

Con el avance de la tecnología podemos tener un conocimiento mayor de los fenómenos meteorológicos a tiempo real, por lo que se utiliza la innovación para adaptar las necesidades del edificio a las características del medio ambiente. Así se consigue optimizar el uso del agua para regar y no desperdiciar, lo que tiene incidencia directa tanto en la factura del agua como en un recurso natural escaso.

La gestión del iPanel permite también controlar otros elementos que influyen en el sistema de impermeabilización de fachadas como la temperatura, la humedad o el consumo energético, entre otros. La eficiencia es uno de los aspectos esenciales para garantizar la sostenibilidad de las fachadas, ya que solo manteniéndolas en condiciones idóneas se consigue la durabilidad deseada.

El sistema iPanel para el revestimiento de edificios

En ese aspecto, en Verdtical utilizamos materiales estructurales inorgánicos que se mantienen intactos con el paso de los años, ya que resiste perfectamente a los rayos UVA. Por eso, la instalación del iPanel es una gran inversión ya que asegura que no vas a tener problemas con la fachada y desde el primer momento se reduce el gasto. Además, el sellado se realiza con garantía incluida para certificar su impermeabilidad total.

Estamos asistiendo a un cambio de paradigma en la arquitectura urbana. Después de un ciclo en el que se buscaba construir lo máximo posible sin tener en cuenta el medio ambiente, la concienciación generalizada ha supuesto la elección de elementos y estrategias más respetuosas con la ecología. Son esas pequeñas acciones las que contribuyen a preservar un entorno cada vez más castigado por los diferentes efectos contaminantes a los que lo sometemos, tanto consciente como inconscientemente.

Apuesta para la sostenibilidad y la eficiencia

Nuestro compromiso con la sostenibilidad nos ha llevado a crear un sistema tremendamente eficiente e innovador. Es así como en pleno siglo XXI se pueden impermeabilizar fachadas con garantías. Tenemos una amplia experiencia haciendo instalaciones de este tipo en diferentes espacios, por lo que contamos con la versatilidad suficiente para adaptarnos a los intereses y las necesidades de cada cliente.

Sin duda alguna, uno de los principales problemas que se aprecian en las fachadas con el paso del tiempo es la impermeabilización deficiente. Cuando no se ha realizado un aislamiento correcto o este se ha ido perdiendo con el tiempo, la estructura se puede ver afectada por humedades. Para reducir la condensación debe corregirse cualquier brecha en el revestimiento, ya que de lo contrario puede llegar afectar a los cimientos del edificio y poner en riesgo su integridad.

Tipos de humedad

  • Humedad de condensación: el vapor de agua que se genera en el interior forma gotas de agua al contactar con superficies frías. Se suele ver en paredes, metales o cristales, y aparece principalmente en los meses invernales. Los riesgos aumentan cuando se generan microorganismos que pueden ser perniciosos para la salud.
  • Humedad de filtración: el agua entra desde el exterior a través de resquicios o agujeros en la fachada. Es común en lugares que se encuentran por debajo del nivel freático, como por ejemplo los sótanos.
  • Humedad de remonte capilar: en los niveles bajos de los muros se genera este tipo de humedad al absorber el agua de la lluvia a través de la cimentación. Ese remonte capilar hace que ascienda la humedad y afecte a la estructura.
  • Humedad meteórica: el caso más extremo ya que el agua de lluvia entra directamente en el edificio y se pueden ocasiones graves inundaciones si no se ataja el problema a tiempo.
Solicita presupuesto aquí +34 937 566 098 Clic para Instalar iPanel