El jardín vertical y la calidad del agua

02 Abr 2013
El jardín vertical y la calidad del agua

La calidad del agua óptima para verter a un jardín vertical, está determinada por la cantidad y tipo de sales que la constituyen. El agua de riego puede crear o corregir suelos salinos o alcalinos.

La concentración de sales en el agua de riego reduce el agua disponible para los cultivos, es decir, la planta debe ejercer mayor esfuerzo para poder absorber el agua; puede llegar incluso a sufrir estrés fisiológico por deshidratación, afectando a su crecimiento.

Dependiendo de la clase de sal disuelta, éstas alteran y modifican el desarrollo de la estructura del suelo, lo cual reduce su infiltración. El análisis químico del agua utiliza básicamente con dos propósitos: el primero, es determinar la calidad de ésta para el riego y la tolerancia del jardín vertical, y la segunda, es establecer la calidad para fertirrigación.

Para evaluar su aptitud para fines de riego, se debe en primer lugar hacer un muestreo representativo y luego en el laboratorio determinar los siguientes parámetros: cantidad de sales totales disueltas; niveles de calcio, magnesio, sodio, potasio, ph, nitratos, carbonatos, bicarbonatos, cloruro, boro, y Razón de Sodio adsorbido (RAS).

CALIDAD DE AGUA PARA FERTIGACIÓN

El éxito de la aplicación de nutrientes a través del riego presurizado depende mayormente de la calidad del agua de riego. Por ejemplo si el agua presenta alto PH, los niveles de calcio y magnesio pueden causar la precipitación del fósforo del fertilizante.

Si el agua es alta en sales no será conveniente usarla en fertirrigación ya que algunas fuentes de nitrógeno, tal como nitrato de amonio u otras, como cloruro de potasio, incrementan el contenido de sólidos totales disueltos en agua de riego, produciendo daños irreversibles, principalmente a cultivos sensibles a la salinidad.

En la preparación de soluciones nutritivas para los sistemas de hidroponía como el Prv-2, es requisito indispensable conocer el contenido de sales y nutrientes del agua, para poder hacer ajustes del pH y tener el balance correcto de nutrientes en nuestro jardín vertical.

Opina sobre esta noticia