Biomimetismo

15 Sep 2016
Biomimetismo

Biomimetismo, biofilia, construcción ecointeligente, bioconstrucción… todas estas palabras tienen un denominador común y es que poseen como requisito indispensable el construir sin afectar al medio ambiente y al entorno. Sigue leyendo.

El concepto de biomimetismo se define como la inspiración procedente de la propia naturaleza. La clave principal es que esta nueva vertiente de la construcción evite la competición entre construcción moderna y la evolución natural del planeta. Toma como referentes aquellas soluciones que la naturaleza ha ido desarrollando a lo largo de los tiempos para cada tipo de problema, de este modo, se fomenta una no intrusión destructiva en el entorno, sino una adaptación al medio como forma de construcción eficiente potenciando el respeto por lo que rodea al ser humano sin crear un impacto ni visual ni dañino en los ecosistemas.

Es importante conocer qué prima a la hora de realizar construcciones biomimeticas o bioconstrucciones para lograr entender y ver que todo son beneficios si apostamos por la transformación.

Los puntos básicos que utiliza la naturaleza y que el biomimetismo tiene en cuenta son:

– Utiliza la luz solar.

-No derrocha energía ya que sólo utiliza aquella que necesita.

-La forma siempre es adecuada para llevar a cabo la función requerida.

-Utiliza elementos reciclados.

-Es agradecida.

-Se distingue por la diversidad.

-Necesita de la habilidad local.

-Controla desde su interior los excesos.

Si las primeras formas de vida en este planeta tienen una experiencia de 4.000 millones de años y nos muestran una serie de ítems desarrollados como los nombrados anteriormente que les han permitido evolucionar hasta lo que son hoy en día, tenemos unas premisas perfectas  para resolver todos nuestros problemas imitando modelos, elementos, procesos y sistemas, ya que como el propio nombre indica “biomimesis” se basa en eso, Bio=vida/mimesis=imitación.

¡Pero cuidado! no sólo basta con imitar a la naturaleza, también se tiene que contemplar un consumo eficiente de recursos y una sostenibilidad añadida que arquitectos actualmente tienen muy presente, y se intuye además, que es la construcción del futuro o como mínimo, debería serlo si apreciamos lo que la Tierra nos ofrece.

Desastres naturales provocados por el hombre de manera directa o indirecta como la deforestación, el cambio climático, la contaminación de ríos y mares, el consumo en exceso de energías no renovables, etc. supone un planteamiento de la situación a nivel mundial y exige cambios de manera vertiginosa. Es por ello que el impulso de estas nuevas tecnologías de construcción está cada vez incrementando y hace que sea más apoyado por profesionales.

La arquitectura moderna, la biología y la ingeniería, en este caso van de la mano y  juegan un papel importantísimo en darle la vuelta a la ennegrecida situación que sufre el planeta, y es que si se tiene como base el respeto a lo natural, ya no sólo los diseños y las formas de utilizar los recursos naturales cambian, sino que también se ayuda a prevenir problemas en un futuro.

Como suele decirse, al parecer, el biomimetismo “is the new black”. Esperemos que siga siendo así por mucho más tiempo.

 

 

El equipo Verdtical.

 

 

Opina sobre esta noticia