Categorizar un jardín vertical

09 Ago 2017
Categorizar un jardín vertical

La experiencia nos reafirma en que es un hecho que parece algo muy evidente, pero quizás no lo es tanto. En el post de hoy os hablamos sobre cómo categorizar un jardín vertical.

En la actualidad se han ido derivado y creado muchas versiones denominadas jardines verticales con notables diferencias entre unas y otras que, si el cliente no sabe distinguir, puede cometer un craso error a la hora de apostar por un revestimiento que a la larga no sea eficiente ni duradero suponiendo ello un correspondiente desembolso económico y gasto energético que se pudo prevenir de manera inicial con una buena elección y no sólo comparando un resultado final aparentemente semejante.

En el mercado nos encontramos con gran variedad de soluciones y productos a los cuales se le otorga el nombre de jardín vertical y es que hoy en día prácticamente a cualquier plantación vertical se la tacha de jardín, es por eso que nos encontramos con muchos clientes que no saben realmente categorizar un jardín vertical o apreciar verdaderamente lo que un buen revestimiento vegetal puede ofrecerle como garantías con respecto a otro.

No es lo mismo un jardín vertical casero que un revestimiento vertical creado a partir de un estudio de ingeniería previo y una selección botánica específica para su lugar de ubicación y aquí es donde entra la gran labor de saber categorizar un jardín vertical. En infinidad de ocasiones, el cliente no es consciente de qué aporta una opción u otra, simplemente la categorización que éste realiza es a nivel económico sin pensar en que lo más barato, al final, sale bastante más caro y con diferencia. El cliente no cuenta con la reposición de planta posterior a la instalación, ni el consumo de agua ni su desperdicio por no disponer de una buena gestión de riego, en la mayoría de los casos sólo se alcanza a ver el resultado exterior de la planta dispuesta en posición vertical y un revestimiento vegetal es mucho más que eso.

Un revestimiento vegetal no es sólo un conjunto de plantas puestas en posición vertical. Un revestimiento vegetal se caracteriza por disponer de consumos de agua ultrabajos, un inexistente derroche de agua por lo que no se desperdicia a la hora de regar, un sistema que permita la subsistencia de la planta para su enraizamiento y una selección y estudio de las condiciones atmosféricas a las que va a estar sometido para evitar que hayan plantas que se mueran y tengan que ser repuestas. Si sabemos valorar estas premisas, entonces sí sabremos categorizar un buen jardín vertical o revestimiento eficiente.

Esperamos haber aclarado un poco más cuáles son las diferencias entre una solución bioclimática de construcción y una solución de jardinería sencilla más allá del resultado a simple vista, visible.

 

Opina sobre esta noticia