construcción consciente

25 Ago 2017
construcción consciente

En el post de hoy queremos hablaros sobre la importancia de la construcción consciente. ¿Qué es la construcción consciente? Es la base fundamental sobre la cual cimentar un nuevo enfoque en el desarrollo de las ciudades con el objetivo de preservar la naturaleza y el medio ambiente que nos rodea constituyendo así un gran beneficio para nosotros, tanto en salud como en calidad de vida.

El terreno o suelo, en su extensión, es limitado y esta es la principal causa de que se busquen alternativas apresuradas sobre cómo disponer de más metros. Lamentablemente, los metros que hay son los que son por lo que sería terrible que por el hecho de edificar sin control y sin miramientos, no se pudieran disponer de zonas verdes en medio de los núcleos urbanos. A medida que la población crece, es más necesario edificar pero, la construcción consciente precisamente nos alerta de que, sí, cada vez hay más gente y se requiere cobijo pero ¿se está siendo consciente de que a mayor población, mayor necesidad de oxígeno en buenas condiciones se necesita? Esto es lo que la construcción consciente quiere advertir para que lo tengamos en cuenta. Ésta propone una construcción eficiente en la cual se agreguen puntos verdes sin necesidad de disponer de más m2. Esta construcción es promovedora de la instalación de jardines verticales eficientes para mejorar la calidad del aire y para preservar la capa de ozono limitando la expulsión exterior de gases nocivos gracias a que las plantas atrapan gran parte de esa contaminación, y todo ello sin necesidad de abarcarlo de manera horizontal, sino vertical.

La construcción consciente surge de una necesidad vital del ser humano actual. Como cualquier ciencia o método, ésta ha tenido que ir adaptándose a su época y momento así que en la actualidad son diversas las vertientes de estudios las que se dedican a desarrollar técnicas de mejora para el medio ambiente aplicadas a la construcción como por ejemplo, placas solares, jardines verticales, fachadas vegetales y otra serie de apuestas innovadoras con un clara misión: preservar nuestro medio ambiente.

En el mundo de la construcción hay dos caminos: seguir edificando sin respetar el futuro o bien, seguir edificando pero cambiando la orientación visual y mental que se ha tenido hasta el momento. Sólo de ese modo lograremos una mayor calidad de vida en las grandes urbes, una mejora medioambiental notable y por consiguiente, la mejora de la salud de toda la población. Si a ello se añaden los avances tecnológicos aplicados a la automoción y todo lo derivado obtendremos una mayor capacidad de recursos naturales gracias a su regeneración, preservación de especies y conservación del medio.

Dicho así puede parecer una utopía o fantasía imposible de conseguir pero una necesidad  futura que hay que cumplir. Nosotros ya hemos comenzado el camino. ¿Nos sigues?

Opina sobre esta noticia