El cambio climático

06 Oct 2017
El cambio climático

El cambio climático preocupa, y preocupa mucho. Desde hace semanas atrás, estamos viendo por las noticias y en los periódicos un claro reflejo del mundo actual con respecto a todo lo irrespetuoso que hemos ido haciendo los seres humanos a lo largo de los tiempos para con la naturaleza.

Jamás se ha tenido en cuenta que la naturaleza y el planeta tienen memoria y que ésta pasaría factura tal y como ahora estamos viendo. El cambio climático nos lo viene advirtiendo desde hace ya muchos años, pero hemos preferido hacer caso omiso a los fenómenos atmosféricos que se daban a destiempo, a las catástrofes naturales que cada vez se han ido manifiestando más asiduamente arrollando pueblos enteros y provocando inundaciones, la extinción de especies animales y vegetales…etc. Todo ello por no haber parado a tiempo, cuando la misma Tierra nos avisaba.

La pregunta actual es ¿estamos a tiempo de frenar el cambio climático?. Realmente, la respuesta viene siendo algo oscura y poco definida, pero como en todo, hay un atisbo de luz y esperanza que permite a las personas concienciadas con el cambio, crear nuevas técnicas de desarrollo para fomentar e incrementar la conciencia general de los países y poblaciones con respecto a las emisiones de gases nocivos a la atmósfera, nuevas formas de edificación, reciclaje, salvaguarda de especies…etc.

Si analizamos la situación del planeta, hoy en día detectamos que China y los EE.UU son las dos potencias mundiales que encabezan el ranking de generación de gases nocivos para la atmósfera. Para que os hagáis una idea, lo explicamos de otro modo: gases como el dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso, los gases CFC… si se combinan entre ellos realizan un tapón invisible bloqueando la penetración del calor solar mediante la atmósfera, deteriorando a su vez la capa de ozono, lo cual provoca el conocido efecto invernadero, que como su propio nombre nos delata a pensar, actúa como tal generando precipitaciones por la condensación del agua del mar y una gran contaminación que repercute en absolutamente todo.

Como consecuencia de este efecto invernadero y de esa condensación peligrosa, se propagan los cambios de temperatura de las regiones, facilitando el deshielo de los polos, el aumento del nivel de mar y el aumento también del calor global de la Tierra. Si mezclamos todo esto, tenemos un cambio climático abrumador puesto que el mundo se adapta a estos cambios bruscos y drásticos, pero de la peor manera, tomando como ejemplo de ello, el aumento del nivel del mar en 3mm cada año o incluso llegándose a modificar el PH de los océanos acidificándose por ello.

En este punto crítico en el cual nos encontramos, es necesario e imperante tomar decisiones que nos deriven efectos beneficiosos inmediatos (o casi). Pensad que el ser humano con su evolución, sus industrias, fábricas y la quema de combustibles que produce, genera una cantidad de agentes contaminantes a tal velocidad que la vegetación y el propio mar no pueden absorber, con lo cual, dichas partículas se quedan en el aire y son las que respiramos.

¿Podemos mitigar estos efectos? La respuesta, en este caso, es SÍ y gran protagonismo de la solución recae sobre las plantas y la vegetación. Por ello, los revestimientos vegetales eficientes actúan como generadores de beneficios inmediatos ya que recogen las partículas contaminantes para producir su propia fotosíntesis y generar oxígeno limpio de manera que la calidad del aire mejora considerablemente.

Dejando de lado consejos tópicos y prácticos, os invitamos a reflexionar sobre la verdadera situación del planeta y de manera intrínseca en la nuestra, la de todos los habitantes de la tierra, porque la situación es verdaderamente crítica y es necesario desde YA empezar a aplicar soluciones. Desde Verdtical te brindamos la oportunidad de hacer algo por la causa y poner tu grano de arena en mejorar el planeta, ya sea adquiriendo un jardín vertical (que además de beneficiar, mejora la estética) o formándote para dedicarte a la instalación de los sistemas.

¡Por un mundo más Verd-tical!