El proyecto en un jardín vertical

01 May 2013
El proyecto en un jardín vertical

La profesión de jardinero y/o paisajista se ha visto revalorizada principalmente durante  los últimos años debido al boom de la construcción y a la integración de los jardines verticales en la arquitectura bioclimática, aunque hay una labor casi oscura (por el hecho de ser poco visible) de muchos profesionales de la jardinería que durante años han estado “educando” a miles de clientes.

La necesidad de pensar en los espacios libres y de justificar por escrito mediante un proyecto o propuesta ha hecho que nuestro sector mejorara cuantitativamente y lo que es más importante, cualitativamente. Han aparecido nuevos viveros de plantas para jardines verticales con  interesantes especies, se han desarrollado nuevas técnicas de plantación y trabajo con material vegetal, y cómo no, han aparecido nuevos e innovadores sistemas de plantación como por ejemplo los jardines verticales.

Muchas de  estas mejoras e innovaciones se han incluido de forma natural en los proyectos  dándoles un sentido o justificación primero delante de la propiedad y luego delante del resto de profesionales.  Los jardines verticales, al igual que los jardines tradicionales no han de ser una excepción. Pensar un espacio, aunque sea en vertical y a menudo en espacios interiores no ha de ser excusa para no plasmar por escrito nuestro proyecto o propuesta.  ¿Y por qué? Un documento que:

  • Explique las razones por las cuales se construye un jardín vertical.
  • Describa las características del lugar donde ha de ir instalado.
  • Especifique las medidas previstas para su correcto funcionamiento y sobre todo mantenimiento.
  • Justifique la propuesta estética nombrando las referencias utilizadas.
  • Aporte información gráfica que permita al cliente tener una idea lo más aproximada posible del “producto” que está adquiriendo.
  • Explique  el “horizonte de vida” de la propuesta, es decir, el tiempo estimado de vida de la propuesta si se realiza el mantenimiento descrito.

Al finalizar la construcción y/o instalación, si ésta ha sufrido variaciones importantes  hay que entregar al cliente igualmente un documento donde queden reflejado los puntos anteriores.

¿Todo esto servirá para que nuestro proyecto de jardín vertical sea perfecto?

Ni mucho menos. Factores como el mantenimiento, casi el 80% del resultado positivo a largo plazo del jardín, son claves en tener éxito. Y entonces ¿para qué hacer un proyecto? tener por escrito el por qué de hacer un jardín vertical en ese lugar, justificar  las condiciones de cultivo, la selección de especies, la programación de floraciones, etcétera, nos dará:

  • Más y mejor credibilidad ante nuestro cliente.
  • Un compromiso por escrito de nuestro conocimiento sobre el producto valor añadido a nuestra profesión.
  • Igualará la jardinería vertical a la jardinería tradicional, mejorando así  nuestro sector.

El formato en el que entreguemos este documento, el orden de presentación, el grafismo utilizado, etcétera,  es lo de menos. Lo importante es llevar el compromiso de construir algo estético y funcional de forma clara y explícita para todas las partes.

Opina sobre esta noticia