Estética y eficiencia

10 Jun 2016
Estética y eficiencia

¿Estética y eficiencia unidas en una sola idea? ¡Sí, es posible! y es que como podréis imaginar, hablamos de los jardines verticales eficientes.

Muchos de vosotros conoceréis lo que es un jardín vertical como un diseño vegetal anclado en una pared y otros tantos (por suerte cada vez más) sois conscientes de que no sólo se presume de estética sino que estos sistemas, a la vez, realizan un trabajo eficiente.

Un jardín vertical se compone de una materia viva, por lo tanto, requiere una serie de cuidados de los que ya hablamos en artículos anteriores ( los cuales puedes visitar y empaparte aún más de esta nueva tecnología que se va aplicando a la arquitectura y al diseño de interiores) y si éstos se llevan a cabo de una buena manera, además de efectos beneficiosos, recibiremos una grata visión estética allí dónde ubiquemos nuestro jardín vertical.

UBICACIÓN

Si hablamos de ubicación para estos revestimientos verdes debemos tener en cuenta que no hay límites, ya que lo natural encaja siempre a la perfección en cualquier lugar y ambiente (para ello jugamos con la posibilidad de realizar diferentes diseños si abordamos el campo artístico y estético). La única premisa que se debe tener en cuenta para realizar el diseño del jardín sería de qué manera recibe la luz, ya que esto es básico para seleccionar una planta u otra.

MANTENIMIENTO

Se han realizado grandes proyectos a lo largo de estos últimos años y muchos de ellos han fallado a la hora de valorar la rentabilidad en el mantenimiento. Nos encontramos con que si un jardín vertical se ubica en un lugar para ayudar a impulsar la sostenibilidad y después tiene un alto coste de mantenimiento, ya no está cumpliendo su función y no sería una buena solución ni tampoco estética (ya que las plantas se morirían si no se puede mantener en buenas condiciones) ni sostenible, puesto que la principal idea de estos revestimientos es abaratar costes mejorando la calidad del aire, equilibrando temperaturas de los inmuebles…etc. Por suerte y con muchos esfuerzos, cada vez más se van mejorando estos sistemas consiguiente que éstos cumplan con su función.

DISEÑO Y ESTÉTICA

El diseño de un jardín vertical tiene tantas opciones como plantas hay en el mundo (teniendo en cuenta si son de exterior o interior y dónde queramos ubicarlo). Desde un edificio, hasta el interior de un domicilio, pasando por un restaurante…cualquier lugar puede acceder a un diseño personalizado de un jardín vertical en base a sus gustos y/o necesidades.

Con la idea del diseño, si tenemos un negocio, también es una buena manera de apostar por ello y así poder darle un empuje al local con este atractivo tan especial. Lo bueno que tiene un jardín vertical, estéticamente hablando, es que otorga personalidad a la pared dónde vaya ubicado y en relación a ello, al local, haciendo que más gente se interese por visitar ese lugar y poder disfrutar de un ambiente armonioso y que genere tranquilidad.

Como podéis ver, los jardines verticales no sólo benefician nuestro ambiente, mejoran nuestro oxígeno, evitan y suavizan la isla de calor…sino que también pueden impulsar nuestro negocio generando más aceptación entre el consumidor y haciendo nuevos clientes.

¡Son todo beneficios!

 

Opina sobre esta noticia