Jardines verticales para comercio

28 Sep 2016
Jardines verticales para comercio

Imagina un local. Te dispones a entrar en él y al abrir sus puertas te encuentras en una de sus paredes con un magnífico jardín vertical delante de ti. Esto te genera una sensación de asombro, sorpresa y bienestar que lo convierte de repente en uno de tus lugares favoritos para volver, ya sea para ver o para estar.

Con esta entrada describimos las sensaciones de impacto que suelen generar en las personas el hecho de ver parte de naturaleza en un entorno urbano. Lo bonito de jugar con lo de ahora y lo de siempre, el cemento y el verde, la frialdad de lo urbanita y la calidez de la vegetación que te arropa ópticamente, la sorpresa de no esperarte lo que te encuentras, lo exótico y extravagante del lugar…

Nos estamos encontrando con que muchos comercios se decantan por instalar jardines verticales en sus locales ya no sólo por la conciencia de sus beneficios bioclimáticos, sino porque también saben y han valorado que ese plus de verde les hará revalorizar su negocio, tanto en calidad de ambiente como en visitas de sus clientes (ambas cosas van implícitas la una en la otra).

¿Qué ocurre cuándo tienes un negocio y no cuidas la calidad ambiental? Esta es la pregunta que nos gustaría plantearos. Teniendo en cuenta qué se valora a la hora de frecuentar más o menos un local, se debe exponer sobre la mesa el tema de la estética de éste.

Siendo sinceros, el ser humano se guía en muchas ocasiones por el primer impacto visual y da valor a lo que para su criterio se define como “belleza”. Si una persona entra a un local y no se siente a gusto, evidentemente, las probabilidades de que vuelva son bastante escasas. En cambio, si esa misma persona entra por primera vez en un comercio o local y le causa cualquier tipo de sensación positiva (asombro, bienestar, curiosidad…) se cuenta con un 90% de posibilidades de que vuelva a ser cliente, por lo que, se podrá crear una cartera de clientes fieles y asiduos, entendiendo que éste haya quedado contento con el servicio dado o la compra realizada.

Los jardines verticales para comercio son muy útiles para generar la primera captación de esa cartera de clientes asiduos, ya que una persona siempre se sentirá más atraída a entrar en un sitio bello y armonioso frente a otro que no lo es tanto. Hoy en día lo que el cliente busca es la evasión, tanto óptica como mental, desaparecer de este mundo lleno de estrés, por lo que la mejor manera de transportarle a un lugar selvático y natural sería simulándolo con un jardín vertical.

Por el simple hecho de tener situado un jardín vertical en un local, la categoría de éste sube automáticamente porque aporta una clase y un porte de elegancia que pocas obras y revestimientos aportan a sus acabados, además de manera natural, ecológica y contribuyendo a la mejora del medio ambiente con una instalación rápida y limpia, adquiriendo un sello propio conjugado con un toque de distinción, y es que hoy en día, el detalle marca la diferencia.

Los jardines verticales para comercio también son muy recurrentes para lugares no muy grandes a los que se les quiera dar cierta profundidad con los diferentes matices de verde y la frondosidad de las plantas. Es una gran manera de potenciar la esencia del negocio sin necesidad de ampliar metros o hacer costosas obras, ya que también la imagen que se quiera proyectar del negocio a través del jardín se puede estudiar dada la diversidad de especies que se pueden aplicar para estos proyectos.

Hemos empezado este post diciendo imagina. Ahora deja de imaginar, porque gracias a Verdtical, puedes tenerlo.

 

 

Opina sobre esta noticia