Jardines verticales y Abonados

02 Ago 2013
Jardines verticales y Abonados

El  abonado de plantas en  jardinería vertical supone tener ciertos conocimientos básicos sobre l nutrientes (macros y micros) así como el procedimiento a realizar. Nos estaríamos engañando si pensáramos que hay que tener grandes conocimientos sobre química, edafología, etc para entender cómo hay que abonar y cuándo. Nada más lejos de la realidad. Evidentemente hay grandes diferencias entre si usamos el substrato Sphagnum (recomendamos volver a releer este post para quien quiera refrescar la memoria) o si por el contrario usamos un substrato inerte como pueda ser la lana de roca o un geotextil. Evidentemente el mero hecho de usar un substrato inerte ya nos da a entender que no aportará ningún elemento químico a la planta y que por tanto habrá que abonar de forma más frecuente, y ya no sólo por el consumo de la planta si no por el lavado continuo que sufre el tejido por los frecuentes riegos a los que está sometido.

En el caso del uso de jardines verticales con substrato Sphagnum  un tipo de abonado  que podría convenir (dependiendo de cada  caso, orientación, tipología de especies, etc) sería un abonado foliar o vía dosificación en el agua de riego. Un tipo de abonado de primavera puede ser aquel que esté más desequilibrado hacia el nitrógeno  (es el encargado  principalmente del crecimiento de hojas y ramas en longitud) y el potasio (encargado de la floración principalmente), y a partir de otoño seria más recomendable utilizar abonos más ricos en fósforo debido a que es el responsable de la creación de raíces y engorde de ramas (esta función también la realiza el potasio).

En los jardines hidropónicos el abonado debe ser casi de frecuencia diaria o semanal (en función de la demanda de la vegetación, tipo de agua, orientación, etc.). Los equilibrios de abonado evidentemente serán iguales que en los usados en el substrato con Sphagnum. Lo único que variará será la frecuencia y  la dosis. Éste último punto es importante debido a que plantas con un excesivo vigor pueden generar crecimientos desmesurados, entrenudos largos, excesiva masa foliar, etc. que a la larga pueden afectar al crecimiento de plantas vecinas o a la estabilidad del mismo jardín por el excesivo crecimiento.

Como última consideración queremos comentar que antes de realizar cualquier abonado conviene tener en cuenta los siguientes puntos:

  •  ¿Qué tipo de plantas tenemos? ¿de interior, de exterior, helechos, etc?
  • ¿Qué calidad de agua usamos? ¿Es blanda, media o  dura?
  • ¿Falta vigor en el jardín? (Es importante no confundir la falta de nutrientes y vigor  con la falta de agua!)
  • ¿Hay síntomas de falta/exceso de sales en la planta?
  • ¿En caso de querer abonar, ¿qué deseamos provocar? ¿Mejora en el crecimiento? ¿floración? ¿endurecer la planta de cara a la época de reposo invernal?
  • Qué tipo de abono podemos usar y controlar? ¿Foliar? ¿Mediante disolución en el agua de riego?

Esperamos que estas preguntas y reflexiones os ayuden a mejorar el uso de abonos en proyectos de  jardines verticales.

Opina sobre esta noticia