Jardines verticales y sensaciones

17 Oct 2016
Jardines verticales y sensaciones

Jardines verticales y sensaciones. Esta combinación aparentemente sin ligaduras no es tan dispar como puede parecer a simple vista, de hecho, van tan ligadas que por eso queremos tratar este tema en el post de hoy.

Los jardines verticales además de ser creados para combatir el calentamiento global y para la contribución de una mejora medioambiental son una solución estética a modo revestimiento vegetal que se explota también para otorgar ese punto de bienestar en zonas en las que esto se quiere potenciar o inculcar de manera visual-decorativa.

Para ser más exactos, cuando un jardín vertical se instala en un lugar concreto ya sea en un salón o un comercio, un hotel o un restaurante, lo que se está buscando es de cara a la persona que está en ese habitáculo, generarle unas sensaciones determinadas. Estas sensaciones, evidentemente, deben ser placenteras y confortables, siempre positivas.

No produce las mismas sensaciones un jardín vertical estropeado y mal cuidado que un jardín vertical cuidado, podado y luciendo en todo su esplendor. Las sensaciones que generan uno y otro son muy dispares y en eso es en lo que queremos hacer incapié para que se le otorgue la importancia que se debe a los cuidados junto al mantenimiento que necesitan estas paredes vivas.

Para que un jardín vertical consiga transmitir esa sensación de confort de la que venimos hablando, debe tener un buen aspecto y esto sólo se consigue desde el interior. Es mucho más importante esto que no la ubicación en sí, ya que si le echáis un vistazo a nuestros proyectos en la web, veréis que estos revestimientos vegetales encajan a la perfección en diversos lugares o rincones, naturalizando puntos negros arquitectónicos y adornando paredes vacías. En cualquier ubicación, si se tiene en cuenta el cuidado y el aspecto de las plantas, el jardín vertical generará un confort sin igual que ningún otro revestimiento tiene a su alcance el poder ofrecerlo.

La sensación de tranquilidad que proyectan los jardines verticales, suele potenciarse cuanto mayor es el porte de la planta, ya que la densidad y la frondosidad de éstas, simulan una profundidad selvática y natural que genera una armonía ambiental que traspasa límites.

Siempre se ha dado mucha importancia al hecho de tener buenas sensaciones y se comenta que los colores ayudan a transmitirlo, de ahí que los jardines verticales tengan esa característica intrínseca potenciada por el verde de sus hojas y plantas vivas.

 

 

 

 

 

Opina sobre esta noticia