Madrid, una ciudad en pos de las construcción eficiente

24 May 2016
Madrid, una ciudad en pos de las construcción eficiente

Deberíamos hacer como Madrid, una ciudad en pos de la construcción eficiente y es que si tuviéramos que enumerar todas las ventajas que nos brinda la nueva tendencia ecológica y sostenible de crear fachadas vegetales, probablemente muchas más ciudades se lo plantearían como una nueva forma de edificación y de eso está siendo consciente Manuela Carmena.

En países como Tokio o Nueva York ya se ha implantado esta modalidad tan beneficiosa para el medio ambiente y para las personas, ya que crear fachadas vegetales y revestimientos de este tipo en las grandes ciudades, favorece la absorción de CO2, favorece la eliminación de la “isla de calor” y además, proporciona un gran ahorro energético demostrable.

Aunque su funcionalidad está más que contrastada, son muchos los que se resisten a adaptarse a esta “moda”, que ya a día de hoy es algo más de lo que aparentemente parece ser. Muchos no ven más allá de un techo ajardinado pero es que además de ser bonito y vistoso por fuera, a la larga, es algo que necesitaremos implantar sí o sí para cuidar de nuestro espacio y medio ambiente.

Beneficios de las cubiertas vegetales

En Madrid, actualmente se está estudiando la idea de crear cubiertas vegetales para evitar la acumulación de CO2 en las ciudades y además, promover el cultivo hortícola urbano tanto privado como público con el fin de generar una ciudad más sostenible y favorecer al enfriamiento de la misma, cada vez más atacada por las altas temperaturas.

Según estudios, los techos convencionales son capaces de retener hasta 21 grados más que una cubierta vegetal, con lo cual, el calentamiento del edificio decrece de una manera considerable al instalar una de estas cubiertas vegetales, beneficiando y aumentando así  la vida útil de esos techos normales puesto que triplican el tiempo de duración de los mismos, además de incrementar el valor de los inmuebles que se sitúen en edificios de este tipo.

Estas cubiertas vegetales funcionan también como protectores y reguladores de la temperatura y evitan de manera natural la contaminación de las ciudades, además de recoger las aguas pluviales para su propio riego, nos encontramos con que facilitarían el desahogo de los sistemas de alcantarillado y por si fueran pocos los beneficios, podemos añadir que favorecen la calidad del aire que nosotros respiramos así como la proliferación de diferentes formas de biodiversidad que habitan en las mismas cubiertas.

Madrid,ciudad ecológica

Este proyecto impulsado por Madrid+natural nos parece un gran avance para el sector pero sobre todo nos parece un salto en cuanto a concienciación se refiere porque a día de hoy muchos no son conscientes del impacto tan beneficioso que tendrían sobre las ciudades las propuestas de este tipo.

El área de medio ambiente de Madrid está estudiando el proyecto y todas las posibilidades de financiación para tirarlo adelante así como mirar de conseguir los permisos necesarios para llevarlo a cabo. Actualmente, las terrazas y azoteas están regidas por normativas urbanísticas que sí permiten instalar pérgolas o toldos, pero no la posibilidad de crear huertos urbanísticos o edificios verdes.

 

Dicho esto, esperamos que más ciudades españolas y de todo el mundo se unan a esta serie de proyectos para el beneficio común de todos, porque si no cuidamos lo que es nuestro, nadie lo hará por nosotros.

Opina sobre esta noticia