Mantenimiento de jardines verticales: Tratamientos fitosanitarios

21 Ene 2014
Mantenimiento de jardines verticales: Tratamientos fitosanitarios

Siguiendo con los consejos de mantenimiento que iniciamos hace un mes en este blog, hoy os explicamos los criterios que a nuestro entender hay que tener presente a la hora de gestionar las plagas y enfermedades que puedan aparecer en nuestros jardines.

Antes de nada hay que tener en cuenta si nuestro jardín se encuentra en el interior o en el exterior. Esto es importante debido a que en invierno ( y sobre todo en regiones donde el invierno está claramente marcado climáticamente) es más normal que tengamos momentos en los que tanto plagas como enfermedades (quizás éstas últimas no tanto) están ralentizadas o en estado latente a la espera de aumentos de temperatura básicamente. Si nuestro jardín se encuentra en  el interior conviene recordar que tendrá un invierno cálido (calefacción) y un verano fresco (aire acondicionado). Esto nos puede suponer tener plagas y enfermedades a lo largo de todo el año.  Mantener el ambiente húmedo (pulverizar de 3 a 5 veces al día sería lo ideal) puede ayudar a mantener un rango de temperaturas mejor.

El hecho que tengamos el substrato muy húmedo y que no haya suficiente ventilación también puede  favorecer que ciertos insectos puedan desarrollarse con más facilidad, haciendo que nuestros tratamientos no sean tan efectivos.  También es importante señalar uno de los grandes problemas a nivel fitopatológico en jardinería (no sólo la vertical sino la tradicional): los hongos. Si no ayudamos a mantener un buen equilibrio en el pinzado (manteniendo una buena relación entre la cada planta con su unidad) y no hay suficiente ventilación es posible que tengamos más riesgo que tener algún problema con insectos y/o hongos.

Actualmente, la gestión integrada de las plagas nos está ofreciendo la posibilidad de controlar nuestros niveles (tolerables) de insectos malignos con insectos beneficiosos. Esto supone una gran ventaja ya que a parte de la apuesta por la sostenibilidad que supone la jardinería vertical, se reduce de forma drástica el uso de pesticidas.

Por su parte, el control de hongos suele ser más efectivo realizando limpiezas frecuentes de hojas muertas/secas, favoreciendo la ventilación (en caso de interiores) y eliminando los focos que no puedan ser contrarrestados.

 

Esperamos que estos criterios y consejos muy sencillos sirvan para mejorar el mantenimiento de nuestros jardines.

 

Opina sobre esta noticia