Los 5 errores más comunes en proyectos de jardinería vertical

31 Dic 2013
Los 5 errores más comunes en proyectos de jardinería vertical

En este último  post hablaremos de los 5 errores más comunes que a nuestro entender se suelen cometer en jardinería vertical.  También es cierto que los podemos aplicar a cualquier actividad que implique planificación, atención al cliente y construcción. En cualquier caso son consejos útiles y que pensamos que os podrán servir para reflexionar.  Vamos allá.

1.       No redactar un proyecto y  no tener organizada  la preparación de materiales:

Lo más important es  prever la necesidad  de dibujar, listar o pre-visualizar cómo irá nuestro encargo. Por tanto hay que coger lápiz y papel y SI O SI, hay que listar todos los posibles contratiempos que puedan salir, así como el material necesario y PLANIFICAR cómo y cuándo se ejecutará la obra.

Visualizar la obra significa que debemos (en la medida de lo posible) imaginarnos como irá la obra. Qué pasos haremos primero y cuales vendrán después. Habrá que tener en cuenta que no sólo hay que llevar el material exacto para ejecutar la obra si no un poco más de material (tornillería, marcos, tela, musgo, plantas, tubería de riego, etc) para no tener que salir a buscar a la desesperada más material por que el que llevábamos está en mal estado, lo hemos roto, las raíces se han secado, etc. Aconsejamos llevar un 10% extra en material estructural (perfiles, ménsulas, tornillería, etc) y riego (electrovávulas, tubería, enlaces, bridas, etc) y un 10-20% (en función d la superficie)  más en planta.

2.       No visitar la obra antes de iniciar los trabajos:

Parece una tontería pero es muy necesario. Las medidas no siempre son las que nos pasa el cliente, ni las entregas son las mejores ni las más fáciles. En caso que no podamos realizar la visita previa (y realizar un reportaje fotográfico exhaustivo de todo incluyendo una revisión de las instalaciones previas) conviene dejar muy claro al cliente/promotor/constructora/estudio de arquitectura/ingeniería/… lo que vamos a hacer, con las medidas exactas y qué necesitamos que esté hecho en obra. Ahorraremos tiempo, dinero y daremos una mejor imagen de nuestro trabajo y profesionalidad.

3.        Mala implantación en obra:

 

Antes de iniciar los trabajos es conveniente replantear la obra. Es decir, una vez delante del espacio a enjardinar conviene definir el lugar de acopio de los materiales,  delimitar el espacio de trabajo (nos ahorrará posibles pérdidas de tiempo manteniendo el orden y sobre todo, reducirá los riesgos para la salud de los trabajadores), marcar el lugar donde ha de ir el jardín, así como definir los trabajos que han de realizar los industriales para tener la instalación de agua, luz, desagües a punto.

4.       No realizar el seguimiento de la ejecución de los trabajos:

Ejecutar correctamente los pasos anteriores no asegura que el jardín salga bien sin tener que “despeinarnos”. Sólo reducen el % de              incertidumbre o de error a la hora de ejecutar el jardín. Por lo tanto hay que estar encima de los trabajos para asegurarnos que lo que   hemos previsto, presupuestado y adquirido por el cliente  es realmente lo que se está ejecutando. Por lo tanto es muy necesario estar   encima de la obra o delegar este trabajo a alguien que pueda desarrollar este trabajo.

5.       No se escucha al cliente o no se le explica claramente lo que ha adquirido:

Gran error y causante de muchos de los problemas del sector de la construcción. Por eso es tan importante el proyecto (y a poder ser la realización de una vista) para que el cliente sepa qué está comprando. También hay que prever/explicar/exponer que un jardín vertical es un elemento vivo, cambiante y dependiente de procesos vitales que no son del todo controlables (cambio de climatología, disposición de especies en el momento de la plantación, etc). Todo esto también es importante explicarlo y tenerlo en cuenta. De nada sirve vender un diseño con unas especies y luego plantar otras plantas con otro diseño totalmente diferente si el cliente no lo sabe o no está de acuerdo. Un jardín vertical no es sólo un retrato vivo de la naturaleza en una pared. Es una conexión con la naturaleza más salvaje, más natural, más terapéutica. Nos evoca emociones, imágenes relajantes, sosiego, paz interior… Demos lo mejor de nosotros en el jardín y el resultado será expectacular.

 

Feliz 2104!

Equipo Verdtical

Opina sobre esta noticia