El agua de riego en jardines verticales

11 May 2014
El agua de riego en jardines verticales

Cuando nos planteamos proyectar un jardín vertical no sólo hemos de considerar las condiciones climáticas a las que estará expuesto, al uso previsto, tipo de estructura (con substrato o con sistema hidropónico), orientación, mantenimiento previsto, etc. Un punto importante es el agua. La calidad  del agua, y ya no sólo en la jardinería vertical sino en el cualquier tipo de actividad relacionada con la jardinería, nos condicionará de forma crítica. Los factores clave a controlar en la calidad del agua son: pH y salinidad. Con estos dos valores se puede saber si nuestro jardín tendrá éxito o no.

1. El pH es una medida de acidez o alcalinidad de una disolución, indicando la concentración de iones  hidronio [H3O+] presentes en determinadas sustancias. El pH lo podemos determinar mediante indicadores fáciles de encontrar en el mercado. Los más habituales son el papel tornasol, naranja de metilo, o productos de calibración para acuarios, piscinas y como no, para jardinería.

La determinación del pH es uno de los procedimientos analíticos más importantes y más usados en ciencias tales como química, bioquímica y química de suelos. El pH determina muchas características notables de la estructura y de la actividad de las biomacromoléculas y, por tanto, del comportamiento de células y organismos. Los valores universales óptimos para cultivar plantas oscilan entre los 5.5 y 6.7.

2. En cuanto a la salinidad, a menudo solemos trabajar con el concepto CE (conductividad eléctrica), usado frecuentemente en jardinería y agricultura. La CE nos indica   la velocidad con que la corriente eléctrica atraviesa una solución salina, la cual es proporcional a la concentración de sales en solución. Se mide a 25ºC en un conductivímetro y las medidas se expresan en dS/m (dS=deciSiemens). Por tanto la CEs refleja la concentración de sales solubles en la disolución. Los valores orientativos de trabajo son los siguientes:

Valores entre 0 y 2 dS/m: sustratos tolerables para casi cualquier tipo de cultivo

Valores entre 2 y 4dS/m: sustratos que pueden tener limitaciones para algunos cultivos sensibles a salinidad

Valores entre 4 y 8 dS/m: Sustratos con fuertes limitaciones para cultivos. Pocas especies son resistentes.

Valores superiores a 8 dS/m: Suelos considerados salinos.

Como veis, es importante determinar SIEMPRE estos valores si hay dudas o desconocimiento del agua en donde se va a implantar un jardín y en cómo nos afectará a nuestro sistema, ya que como hemos dicho alguna vez no es lo mismo cultivar en hidroponia que en musgo sphagnum.

Como conclusión recomendaros que siempre que podáis, realizad un análisis completo del agua de riego en cualquier farmacia. Son análisis fiables y muy completos por muy poco dinero.

 

Opina sobre esta noticia