¿Sabías que tu edificio puede estar enfermo?

05 Oct 2018
¿Sabías que tu edificio puede estar enfermo?

¿Sabías que tu edificio puede estar enfermo?

El síndrome del edificio enfermo es una afección reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que produce varias enfermedades y dolencias a las personas que pasan muchas horas dentro del inmueble.

Se trata de una enfermedad muy relacionada con la contaminación del aire del interior del edificio y sus campos electromagnéticos.

Así pues, la mala ventilación, las partículas en suspensión en el aire del interior del edificio, la falta de humedad, la electricidad estática de las moquetas, las redes Wifi y algunos aparatos electrónicos son algunas disfunciones que dan lugar a este síndrome.

¿Qué edificios padecen este síndrome?

Esta enfermedad está más extendida de lo que nos podemos imaginar. La OMS calcula que cerca del 30% de los edificios del planeta pueden sufrir el síndrome del edificio enfermo.

Sobre todo, se da en edificios de oficinas, ya que suelen contar con sistemas de ventilación centralizados y fachadas acristaladas que propician que siempre circule el mismo aire en el interior y, por lo tanto, que se acumulen cada vez más agentes contaminantes.

También suele aparecer en edificios nuevos con superficies sintéticas, estructuras metálicas y un exceso de cableado en el suelo y el techo, que favorecen la formación de campos electromagnéticos en el espacio interior.

Los edificios en los que no se regulan bien algunos parámetros del ambiente del interior del edificio como la temperatura o la humedad, o en los que no se realiza una correcta limpieza de sus espacios, también son propicios a desarrollar este síndrome.

¿Qué enfermedades pueden padecer los ocupantes del edificio?

La afección relacionada con el síndrome del edificio enfermo más común es la lipoatrofia semicircular, causada por un trastorno de la grasa de debajo de la piel, dando lugar al hundimiento de las partes anterior y laterales de los muslos.

Esta dolencia, también conocida como “la enfermedad de la oficina”, está generalmente causada por la exposición reiterada a potentes campos electromagnéticos en el interior del edificio.

Otros achaques vinculados al síndrome del edificio enfermo son el escozor de ojos, las alergias nasales, la dermatitis, los problemas respiratorios, las náuseas recurrentes y los dolores de cabeza.

Por lo general, los síntomas de estas dolencias suelen desaparecer a corto plazo en cuanto se deja de utilizar el edificio o se pone remedio a las disfunciones del inmueble.

¿Por qué ponerle remedio?

Debería bastar con decirte que la corrección de los males que causan el síndrome del edificio enfermo revertiría de forma directa en la mejora de la salud y las condiciones laborales de los empleados.

Unas mejores condiciones laborales conllevan un aumento del rendimiento de los empleados y una reducción de las bajas y el absentismo.

Es por eso que se le debe poner remedio a este síndrome. Tanto los trabajadores como la empresa se beneficiarán de ello.

¿Cómo podemos corregir el síndrome del edificio enfermo?

Para evitar algunas dolencias relacionadas con la exposición a un fuerte campo electromagnético, se debe reducir la electricidad estática en las mesas y rediseñar el cableado del edificio.

Por su parte, los achaques producidos por las malas condiciones ambientales del interior se pueden evitar con la renovación y limpieza regular de los sistemas de ventilación, la purificación del aire y el mantenimiento de una temperatura ideal en la oficina.

Otra opción a tener en cuenta para paliar los efectos del síndrome del edificio enfermo es la instalación de jardines verticales en las zonas afectadas.

La vegetación absorbe algunos agentes contaminantes del ambiente como el dióxido de carbono (CO2) y los transforma en oxígeno. Así pues, los jardines verticales ayudan a purificar el aire del interior del edificio.

A su vez, los jardines verticales también contribuyen a incrementar los niveles de humedad del ambiente, mejorando así todavía más la calidad del aire.

Además, se ha demostrado que las personas se sienten más cómodas y saludables si pasan tiempo cerca de espacios verdes.

Así pues, si instalas un jardín vertical en el interior de tu edificio, tus trabajadores estarán más contentos y serán más productivos.

¿Cómo contribuimos desde Verdtical?

En Verdtical somos especialistas en instalaciones de jardines verticales, tanto en los exteriores como en los interiores de los edificios.

Además, nuestros jardines verticales cuentan con la tecnología iPanel, un sistema inteligente que además de autorregular y minimizar el consumo de agua y luz de la vegetación, también permite controlar las condiciones ambientales de la estancia.

Gracias a nuestro sistema iPanel, podrás monitorizar algunos parámetros como la temperatura, la luminosidad, la humedad del ambiente y los agentes contaminantes del aire.

De esta forma, podrás saber en todo momento si las condiciones ambientales son las óptimas y reducir así las consecuencias del síndrome del edificio enfermo.

¿A qué estás esperando? ¡Instala ya un jardín vertical!

¡Puedes ver todos nuestros EcoProyectos!

Últimos proyectos