Vivir sin agua

07 Dic 2017
Vivir sin agua

Vivir sin agua es en sí un oxímoron. No hay vida sin agua. Estos días leemos como en algunos pueblos y regiones de España la escasez de agua en embalses y pantanos están con un nivel por debajo de los mínimos habituales debido a la falta de lluvias que los alimenten y que ponen en riesgo la economía basada en agricultura, ciertos sistemas productivos y en lo que es hoy día más importante, también nuestro sistema de vida. Todo lo que está ocurriendo nos obliga a vivir con poca agua.  Este tipo de situaciones son las que nos encontraremos de cara a un futuro no muy lejano debido al cambio climático. También habrá zonas con problemas de exceso de agua, es decir, con inundaciones que también dificultarán la producción agraria, a cierta industria y sobre todo, a nuestro lifestyle.   Estos problemas, serán muy difíciles de solventar a corto y medio plazo. Necesitaríamos varias generaciones realmente concienciadas para estabilizar y sobretodo armonizar un clima que por lo visto ha perdido su orden natural.

Hay muchas soluciones, des del sencillo hábito de reciclar cartón y plástico en casa a cambiar nuestro modelo productivo basado en más de un 50% en el petróleo. Está en nuestras manos (y en las de grandes corporaciones).

Creemos que apostar por energías limpias, usar la construcción como lugar de encuentro, trabajo, vida, y salud ha de ser compatible. Actualmente la construcción supone casi el 40% de la contaminación ambiental a nivel planetario. Realmente es una cifra para reflexionar ya que la tendencia es a crecer (Brasil, India, China construirán a un ritmo frenético en los próximos años). En este caso hemos de repensar cómo construir para que la suma de crecimiento más aumento de la población no tenga consecuencias negativas para todo el planeta. Cada vez hay más población y menos zonas verdes por lo que los arquitectos tendrían que plantearse en sus proyectos una construcción bioclimática dando así soluciones eficientes y reales al problema actual al que se enfrenta la sociedad.

Una de las soluciones es aplicar diseños de jardines verticales eficientes a las nuevas construcciones para mejorar la calidad del aire que respira la población teniendo en cuenta, en este caso, que los sistemas que Verdtical proporciona son aptos para realizar instalaciones en zonas con decretos de sequía, lo cual no entorpece ni afecta al desarrollo de la vida con normalidad, sino que lo beneficia.

Esperemos que no sea demasiado tarde para dar marcha atrás y los problemas se vuelvan irreversibles y si quieres conocernos más, te invitamos a seguirnos en redes sociales y a visitar nuestra web www.verdtical.com