Salud

Existen diversos motivos por los que la Bioconstrucción y las fachadas vegetales benefician la salud de las personas: la limpieza del aire, la sensación de naturaleza y frescor, o incluso la salud mental están íntimamente relacionadas con la presencia de vegetación, tanto en cantidad como en calidad, en nuestras ciudades.

Aunque se preste mucha atención (y justamente) a la sostenibilidad de nuestras ciudades, no deberíamos olvidar la contribución que pueden realizar las fachadas verdes para mejorar la calidad de vida de las personas.

Las ciudades actuales se enfrentan a problemas críticos que afectan a la salud de las personas: el ruido de las zonas céntricas, la contaminación con polvo fino generada por el tráfico, el desarrollo del Efecto Isla de Calor Urbana...

Salud 1

En contrapartida, la presión sobre los espacios recreativos, los parques y las zonas que conforman los “pulmones verdes” es cada vez mayor. Como consecuencia, los efectos del cambio climático aumentan, sobre todo para los grupos más vulnerables, como los niños y los mayores.

A medida que las superficies a nivel del suelo son cada vez más limitadas, urge tener en consideración todas las superficies disponibles. Es aquí donde entran en juego las envolventes vegetales, que pueden realizar contribuciones importantes para la mejora de la salud.

Los efectos de la naturaleza sobre la salud

Los ambientes con vegetación son buenos para las personas por muchas razones. En primer lugar, se ha demostrado que la exposición a la naturaleza proporciona alivio de las tensiones cotidianas en grandes ciudades, mejora la capacidad de las personas para concentrarse, hacer frente al estrés y generar ideas creativas, y disminuye la conducta antisocial.

La importancia de la naturaleza en el bienestar humano se remonta a la Antigua Grecia, donde los templos dedicados al dios de la curación, Asclepio, se construían lejos de las poblaciones, en colinas frente al mar. En la actualidad, la naturaleza puede ser una fuente de inspiración, regeneración mental y reducción del estrés, de acuerdo con importantes investigaciones. Incluso el contacto pasivo con los espacios verdes reduce el nivel de presión en sangre y el estrés.

Por ejemplo, en un estudio de 1984 sobre el impacto de la naturaleza en la recuperación de los pacientes en un hospital en Pensilvania, se observó que los pacientes con vistas hacia árboles tenían una estancia post-operatoria menor que los que tenían vistas a una pared, emitían menos comentarios negativos, tomaban menos dosis de analgésicos y tenían menos complicaciones post-operatorias.

Salud 2

Además, las plantas pueden enfriar ciudades sobrecalentadas (reducir el calentamiento urbano) por medio de la sombra y la transpiración, regularizando la temperatura, y limpiar el aire, removiendo las partículas en suspensión y los contaminantes. Inhalar estas partículas puede causar problemas de salud, por lo que la salud pública mejora de forma directa si se reducen estas concentraciones por medio de vegetación. Así, se ha demostrado que el asma en los niños se reduce cuando viven en áreas verdes o cerca de estas.

Estos son solo algunos de los beneficios que ofrecen las plantas para la salud de las personas. Por lo tanto, cabe pensar que los encargados de planear las ciudades futuras se centrarán en potenciar su presencia. En el futuro, la salud y el bienestar de los ciudadanos debería ser el foco del diseño urbano.

  • Los recubrimientos vegetales reducen el estrés y mejoran el estado psicológico de las personas.
  • Limpian el aire de partículas y agentes contaminantes.
  • Refrescan las ciudades, reduciendo el Efecto Isla de Calor Urbana.
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.