Medianera 22@

Jardín vertical como elemento integrador de la Medianera 22@

Diseño para el Instituto del Paisaje Urbano que promueve la recuperación de paredes medianeras e integrarlas en el tejido urbano mediante el uso de vegetación.

Barcelona

Edificación

0,5 l a 1,5 l/m2
320 m2

Barcelona

Edificación

0,5 l a 1,5 l/m2
320 m2

El proyecto en detalle

Las medianeras son aquellas paredes anónimas, divisorias de propiedades, sin ningún tipo de protagonismo en el aspecto exterior del edificio, que a raíz de cambios urbanísticos quedan expuestas a nuestra visión, en permanente estado provisional. Cuando eso pasa, aparece una discontinuidad en el paisaje, una fractura en el tejido urbano que genera graves problemas constructivos y de habitabilidad con los vecinos.

Con el objetivo de integrar las discontinuidades urbanas de Barcelona dentro del tejido urbano que las rodea, el Instituto del Paisaje Urbano promueve la recuperación de paredes medianeras con proyectos arquitectónicos de integración que buscan dotar de significado estos espacios, aportando identidad cultural y social en lugares que los habían perdido, como en este caso, al realizar un jardín vertical sobre la medianera 22@, en Poble Nou.

El programa de recuperación de medianeras consigue mejorar y poner en valor los lugares donde se implanta, ya que integra pequeños paisajes olvidados o despreciados dentro de su contexto. Todas las intervenciones buscan la interpretación del contexto, integrándose más que destacándose.

Desde que funciona el programa, se ha podido comprobar cómo las estrategias de intervención propuestas (un buen proyecto arquitectónico, de calidad, durable, respetuoso e integrado en el conjunto) han ido calando en los agentes que intervienen en el paisaje. Así, se perciben cada vez más proyectistas que aplican este tipo de estrategias en sus intervenciones y promotores sensibilizados en la integración de medianeras olvidadas dentro del contexto de la ciudad.

El programa de recuperación de medianeras se financia con diversos incentivos provenientes de fondos públicos y de patrocinadores privados, así como de recursos generados por compensaciones paisajísticas derivadas de usos excepcionales del paisaje.

Los instrumentos normativos de gestión de este programa son el Catálogo del Patrimonio Arquitectónico y la Ordenanza de los Usos del Paisaje Urbano que propone el convenio de colaboración como herramienta de gestión entre el ente público y el privado en materia de mejora del paisaje.